Finanzas para niños

Hay que inculcar a nuestros hijos hábitos financieros saludables lo antes posible. Así aprenderá a gestionar su dinero de forma adecuada y a mantener una relación positiva con su cartera.

A continuación te mencionare algunas actividades que puedes llevar a cabo para ayudar a tu hijo a mantener una buena situación financiera:

  • Dar ejemplo. 

Demuestra a tu hijo cómo ahorra. Además, siempre que compres algo para lo que has trabajado o ahorrado mucho, descríbele el tiempo que te ha costado conseguirlo. Así entenderá mejor el valor del dinero y aprenderá a gastarlo con más prudencia.

  • Crea una cuenta de ahorro para tus hijos. 

En los bancos hay cuentas hechas específicamente para los más pequeños de la casa. Comprueba que el banco no cobra gestión de cuentas o comisiones por sus servicios, ya que esto hará que los ahorros del niño disminuyan en lugar de aumentar, y esto será una experiencia negativa para tu hijo. Algunos bancos no cobran comisiones por estos servicios. Puedes abrir una cuenta de ahorro infantil en uno de ellos y hablar con tu hijo sobre lo que hará con el dinero una vez que alcance una cantidad determinada. Anímale a ahorrar más dinero y a reducir sus gastos. Enseña a los niños a examinar los extractos de sus cuentas y a comparar su saldo con sus propios cálculos si tienen la edad suficiente (de 9 a 12 años).

  • Enséñale a tu hijo a ahorrar e invertir. 

En casa, puedes establecer un sistema en el que tu hijo te proporcione una parte de su dinero. Si esperan una semana, les devolverás toda la suma más una bonificación. Aunque no lo hagan bien en un banco, con este ejercicio aprenderán que esperar antes de gastar el dinero puede reportar un mayor rendimiento.


Como reducir el número de deudas

No te rindas; es posible liberarse de las deudas, se puede hacer de varias maneras. Sin duda, cuando se hacen correctamente y con regularidad, todas ellas funcionan con bastante eficacia. Ninguna de ellas es una receta milagrosa que pueda ayudarle a pagar sus obligaciones en un solo día. Todas ellas requieren paciencia, perseverancia y una aplicación continua.

Te mencionaremos algunos consejos para reducir tus deudas:

  • Acepta que tienes deudas y no intentes escapar de ellas.

Aceptar que tienes deudas y que debes pagarlas es el primer paso para saldarlas. Puede parecer evidente, pero muchas personas intentan evadir la realidad fingiendo que no pasa nada, que su situación financiera es normal y que no tienen deudas, cuando la realidad es exactamente la contraria. Aceptar que hay un problema es la primera etapa, seguida por la exploración de nuevas opciones y la adopción de medidas para el alivio de la deuda.

  • Haz un cálculo preciso de cuánto debes.

Es vital saber siempre la cantidad real de dinero que debes para tener una mejor visión y perspectiva. A continuación, con mayor detalle, empieza a construir un plan maestro y una estrategia para el pago de la deuda. Los préstamos personales pueden ser de gran ayuda para saldar de momento la deuda.

  • Determina tus gastos fijos.

Una gran parte de tus ingresos se destina a cubrir los gastos fijos de la vida. Haz una lista de todos tus gastos críticos mensuales y, a continuación, reduce los que no son tan importantes o tan fáciles de eliminar. De este modo, tendrás más dinero para pagar las deudas y seguir cubriendo tus necesidades esenciales.

  • Utiliza tus tarjetas de crédito con moderación.

Siempre se es vulnerable al gasto compulsivo y despilfarrador cuando se dispone de tarjetas de crédito. Lo más sensato es ahorrarlas y utilizarlas con moderación. De este modo, ahorrarás mucho dinero en facturas y gastos, y no seguirás sumando. Recuerde que el objetivo es ELIMINAR sus deudas, no aumentarlas.

  • Haz una estrategia.

Es fundamental crear un plan de acción para cualquier objetivo o meta que tengas. De este modo, sabrás qué vas a hacer, cuándo lo vas a hacer y cómo lo vas a hacer. Tratar de pagar las deudas sin un plan es considerablemente más difícil y requiere más tiempo, ya que no hay una visión clara del enfoque a seguir. Mientras tengas una estrategia, tendrás claridad y enfoque, que son ambos importantes a la hora de pagar las deudas.

  • Crea un fondo de emergencia.

Reserva una parte de tus ingresos para crear un fondo de emergencia, que te será muy útil si te enfrentas a una catástrofe imprevista.